domingo, 12 de julio de 2020

Caja de infusiones



¡Hola chicas… y chico!
Hoy andamos de cumpleaños en mi familia, concretamente el de mi madre.
Hace ya un tiempo que realice una caja de infusiones para ella y a decir verdad se la quería regalar para Reyes, pero no caí en la cuenta que antes venía su cumpleaños, así que como ya no puedo aguantar más para entregársela no me lo he pensado y… ¡allá que va! 


Como veis en la tapa lleva una aplicación de encaje de bolillos hecha expresamente para tal fin. Está realizada con hilo de algodón y los reseguidos en dorado para darle un poquito de glamour.
Los puntos son torchón con vueltas, punto de espíritu, guipures y filigrana.


Dentro le he puesto infusiones varias, para que pruebe nuevos sabores.
En otra ocasión le regale un joyero del mismo estilo, que si os pica la curiosidad, podéis ver aqui.
Espero y deseo que estéis todas/os bien. Andar en pleno Julio con mascarilla es todo un reto, pero tenemos que ser responsables y prudentes.
Besos.




domingo, 5 de julio de 2020

Trabajos de una pandemia


¡Hola chicas… y chico!
Como os comente en una entrada anterior y a raíz del confinamiento, empecé a participar en un grupo de Facebook  “I Maratón Covid 19”. El caso es que lo que comenzó siendo una pequeña aventura con el fin de apoyarnos unas en otras mientras durara todo esto, se ha disparado a un nivel espectacular. Cada día nos ofrecen clases en vivo de muy diversos trabajos. Si tenéis oportunidad echad un vistazo ¡no os defraudara!
Hoy os enseño algunos de ellos.  


En Patchwork nos han enseñado a llevarlo a otro nivel  ¡y qué nivel…! Una técnica muy amena y de las que enganchan. El resultado unos bloques en 3D que quedan preciosos. 


Otras clases de Patchwork  mas clásicas, bloques con diferentes grados de dificultad. Muy entretenidos también. 


También hemos hecho ganchillo, algo sencillito. Ya sabéis que en estas cosas hay personas de todos los niveles y el fin es entretener y disfrutar de lo que uno hace.


Hemos aprendido un poquito de Sashiko. Técnica japonesa que no sé que me ha gustado más, si realizarla o la historia que encierra. Las diferentes líneas han de fluir por toda la labor pero con una norma básica, una línea no puede cortar otra ya que ha de fluir la energía positiva ¿A que es bonito?


En otra sesión le toco el turno a las flores de organza, algodón, seda… lo que tuviéramos a mano. La propuesta era hacer broche para la solapa o adornar una diadema… Pero como yo no soy de grandes adornos decidí incorporarlos a estos bordados que las van a lucir mejor que yo ahora están a la espera de ser enmarcados.
Desde luego, como esto del confinamiento ha sido largo, la cosa ha dado para mucho más que os enseñare en sucesivas entras.
Espero de corazón que tanto vosotras/os  como las personas que os rodean estéis bien, cuidaros y sed prudentes.
Besos







lunes, 8 de junio de 2020

En segunda fase


¡Hola chicas…y chico!
¿En qué fase estáis?
En mi pueblo hoy entramos en la segunda y no sé ni cómo, porque asomas el gañote al balcón y la verdad es que da miedito. ¡Pero en fin… es lo que hay!
Como ya os conté en mi anterior entrada sigo  muy liada con tanto SAL y el ritmo frenético que llevamos en ellos.
Hoy os enseño algunas cosillas que he realizado a petición del personal que me rodea Ja, ja, ja…  


“Mi pelleja grande” llevaba un tiempo queriendo un bolsito para su móvil, algo sencillo pero cómodo de llevar y aprovechando un bordadito que me vio y del cual se enamoro por lo dulce que es, me puse manos a la obra.



Empezamos con algo sencillo, pero a medida que el proyecto avanza empiezan a surgir ideas con el fin de hacerlo más funcional si cabe.  Un bolsillo extra en su interior para llevar algo de dinero así, perfecto. 


Como ya ha llegado la época en la que apetece comer fuera, he creído conveniente renovar el mantel de mi mesa de jardín (que no tengo, jardín me refiero, mesa a Dios gracias si. Ja, ja, ja…).
Bueno, a lo que iba… Que con esta telita de topos me he hecho todo un conjunto que le da mucha alegría a mi mesa, quizás un tanto “Lolailo” pero como alegría es lo que nos hace falta pues… ¡Ahí que va! 
  

Si hay algo que me vuelve loca son las cosas que no son lo que parecen y eso es lo que ocurre con esas tres tiras cosidas juntas y el cuadrado que veis en la imagen. Unos botones con unas cuerdas o gomas y como por arte de magia se convierten en un canasto para el pan y un porta servilletas. Como se puede desmontar, lo puedes guardar en el mismo cajón que el mantel y además, es muy práctico a la hora de tener que lavarlo.   


Con dos tiritas que sobraron realice otra tontería que a mi me da un apaño impresionante. Recoge cables, perfectos para tenerlos ordenados y que no se te enreden.  


Por supuestísimo he seguido haciendo mascarillas.


Ahora que su uso es obligatorio en los lugares públicos es necesario ampliar el repertorio.


Por fuera de tejido anti fluidos. 


En su interior con telitas de algodón de diversos estampados y bolsillo para el filtro.


Como yo no soy la única que se entretiene en casa, he liado a “mi churri” para que me hiciera un par de cositas con su impresora 3D. Un rodillo que sirve para planchar las costuras de “pach” y unos “clips” para recoger las canillas de la máquina de cose, me pone estérica ver tanto hilacho colgando, así quedan recogidos y van perfectos.  


Entre costura y costura he probado con algo que desde que empezó todo este “lio” andaba detrás, pero ya sabéis como estaba el tema de la levadura  y la harina que no encontrabas ni para rebozar un boquerón. Ja ja ja... He hecho pan y al parecer me ha salidooooo. 


Ya metida en harina (y nunca mejor dicho) amaso un poco más y sale una pizza de chuparse los dedos. ¡Lista la cena! 


Para el desayuno también llegó. Esta vez, un bizcocho al que le añadí un par de tabletas de turrón de yema. ¡Por Dios, esta buenísimo! Ya me queda menos turrón en la despensa, ¡que ganitas de que se acabe ya! Ja, ja, ja…
Bueno chicas, pues a pesar de que tengo un montón de cosas que enseñaros, la verdad es que no las tengo fotografiadas y mucho menos ordenadas, así que tendrá que ser para más adelante.
Cuidaros mucho y ser prudentes. Nos vemos en la tercera fase (al final, tenían razón los extraterrestres…)
Besos







lunes, 11 de mayo de 2020

No tengo tiempo


¡Hola chicas… y chico!
Cuantísimas veces hemos deseado poder estar en casa, para realizar aquellas cosas que ni por asomo podemos hacer por falta de tiempo. Pues bien, ahora estoy en casa y he de decir que NO TENGO TIEMPO. Al principio de toda este “lío” tropecé en Facebook con algunas propuestas muy tentadora y yo que soy de fácil conquistar (Bueno eso…y que prefiero tener la mente ocupada para no pensar en todo lo que se nos viene encima), ¡me lie! Las chicas llevan un ritmo trepidante y si quieres estar al día ya puedes darte caña. El grupo se llama “I Maratón Covit 19” está abierto a todo el mundo y la verdad es muy instructivo.


Además, tenía entre manos  algún que otro compromiso como el regalo del Día de la Madre.
Este año le he hecho un bolso. Resulta que vio el que le hice a Quima (que ya os enseñé) y le gusto mucho y como por las circunstancias todo está cerrado, esta idea me vino de perlas. Además lo he complementado con la funda una para llevar el gel desinfectante. No se lo esperaba y supongo que es eso lo que la emocionó.


También estuve probando bordaditos y encontré este que se venía muy bien para el día.


Siguiendo con el tema mascarillas… Pues eso… mas mascarillas. Esta vez las marque con el nombre para evitar confusiones.
¿Y vosotras, qué tal lo lleváis? Espero que bien.
Cuidaros mucho.
Besos



















lunes, 20 de abril de 2020

La olla a Camboya


¡Hola chicas…y chico!
¿Qué tal el confinamiento…? ¿Bien… a que si? ¡A la fuerza lo llevan a uno a ahorcar!
Yo, a decir verdad, estoy muy a gustito (como Ortega Cano en su boda) en mi casa, liada con mis trapos mis hilos, mis agujas… lo cual no implica que de vez en cuando no sienta cierto bajón.
Esta vez he vuelto con las mascarillas. Inundadas están las redes de tutoriales de cómo realizarlas de una y otra forma, de consejos para hacerlas lo más seguras posibles, y de qué tipo de filtro se puede poner para lograrlo. La verdad, yo creo que con este tema se nos ha ido un poco la olla a Camboya.
Principalmente a mi… Ja, ja, ja…



Aquí tenéis dos con un toque divertido. Un toque de humor en todo este lío no viene mal. Están a falta de ponerles la goma, a estas alturas mis suministros empiezan a estar bajo mínimos.




También he probado con esta que tiene una pantalla protectora para los ojos y a conjunto una funda para la botellita de gel desinfectante. La idea es colgarla en el asa del bolso y tenerla a mano, así evitas el tener que andar rebuscando en el bolso.


Este artilugio ha sido cosa de “mi churri”, el objetivo es enganchar las gomas de la mascarilla en sus topes con el propósito de no sobrecargar nuestras orejas y evitar en la medida de lo posible que terminemos como la mona Chita. 


Siguiendo con las protecciones…  esta, para el ordenador de “mi pelleja pequeña”. Le encanto la tela y enseguida supo que quería que le hiciera. Por fuera loneta y por dentro un paño aterciopelado e impermeable. Como cierre una cremallera. El resultado sencillo pero muy práctico para transportar el PC en la mochila, que era el propósito de ella.


Como a pesar de los pesares y a Dios gracias, la vida sigue abriéndose camino, un detallito para Martina que en estos días tiene previsto nacer.
Pues nada chicas… gracias por pasar un ratito y por vuestros comentarios, en estos días son un gran apoyo.
Espero y deseo que estéis todas bien, ya queda menos para dejar todo esto atrás.
Besos









lunes, 13 de abril de 2020

Mi Gallinero


¡Hola chicas… y chico!
Espero y deseo que todos/as  y cada uno/a  de  vosotros estéis bien, muchísimo ánimo y fuerza ya queda menos para que nos suelten.


Aprovechando que “yo también me quedo en casa” y con el fin de buscar alguna distracción, este año he querido celebrar la Pascua montando un gallinero. Mi vecino, el cual me ha pillado enseñándoselo a su mujer por el balcón se burlaba diciendo que como iba a montar una gallinero con dos gallinas. Ja, ja, ja… ¡Que gracioso…! …pues a tu hermana con un conejo le han montado un dúplex en el centro, listillo. Ja, ja, ja…
Estas gallinitas me enamoraron nada más verlas, la grande es para cubrir una canasta de huevos y la pequeña para cubrir los huevos escalfados, es un diseño de Stickbaer que se realiza con la técnica de aplique.


Como no hay gallinero en el que no haya gallo, ahí va el mío.


Un detalle para colgar un trapo de cocina de lo más original.
Pues nada chicas, voy a darme un paseitos por vuestros blog y espero nos sigamos viendo.
Besos