lunes, 28 de marzo de 2016

De conejos y huevos




¡Hola chicas…!
Parecía que no iba a llegar nunca la Semana Santa y ya se ha pasado y todo ¡Buf…como corre el tiempo!
Había oído algo de la leyenda de el “Conejo de Pascua” y  esta vez me ha dado por buscar información sobre este personaje ya que no entendía que relación podía tener un conejo con los huevos (bueno si..., si es conejo si…, pero no esa)
Según la leyenda cuando metieron a Jesús en el sepulcro había dentro de la cueva un conejo escondido que, muy asustado (¡Asustado dice…! yo diría mejor acoj…), veía cómo toda la gente entraba, lloraba y estaba triste porque Jesús había muerto. El conejo se quedó ahí (más que nada, por la faena que le hicieron los apóstoles) viendo el cuerpo de Jesús cuando pusieron la piedra que cerraba la entrada y lo veía y se preguntaba (¿Qué carajo tenia la hierba que he comido? Jjj…) quién sería ese señor a quien querían tanto todas las personas. Así pasó mucho rato viéndolo, todo el día y toda una noche, cuando de repente vio algo sorprendente: Jesús se levantó y dobló las sábanas con las que lo habían envuelto (eso es un hombre de su casa). Un ángel quitó la piedra que tapaba la entrada y Jesús salió de la cueva ¡más vivo que nunca! El conejo comprendió que Jesús era el Hijo Dios y decidió que tenía que avisar al mundo y a todas las personas que lloraban que ya no tenían que estar tristes porque Jesús había resucitado. Como los conejos no pueden hablar, se le ocurrió que si les llevaba un huevo pintado, ellos entenderían el mensaje de vida y alegría, y así lo hizo. Desde entonces, según la leyenda, el conejo sale cada Domingo de Pascua a dejar huevos de colores en todas las casas para recordar al mundo que Jesús resucitó y que hay que vivir alegres.


Como esta historia no deja de ser una leyenda yo me he agenciado mi propio conejo, mi huevo y todo de colores… 
Tenía este bordado y he decidido darle uso haciendo un pinkeep con forma de huevo, como adorno, le he añadido un moñito de cintas de colores en tonos acordes al bordado. Como veis el resultado es bien alegre y primaveral.


Y dado que el Conejo de Pascua” reparte huevos yo he pensado en repartirlos de esta guisa me gusto la idea e hice varios.


También hice este patito que sirve para el mismo menester pero este me quedo algo grande y le he puesto el mismo tamaño de huevo. Si hay algo que no me apetecía en absoluto era que pareciera un “pato huevon” Jjj…

Podría haber tapado la marca del huevo por aquello de no hacer publicidad, pero pensé… ¿pa´que? si todas las que hemos tenido niños sabemos de qué huevos se trata y todas hemos recogido infinidad de veces la sorpresa que llevan en su interior de debajo del sofá Jjj… ¿A que si? Jjj…
Besos






14 comentarios:

  1. Pues mira que no tenía ni idea. Me ha gustado saber la historia, con esos tintes tuyos también puestos en el momento oportuno y que arrancan una sonrisa. Muy chulo el bordado y muy originales esos huevos con envase exterior. Y sí, quien no ha recogido la sorpresa debajo de cualquier mueble.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la información, es algo que siempre me había intrigado, pero nunca pensé en averiguar. El pinkeep te quedó precioso y bien alegre, al igual que el resto de conejito tan graciosos. Besitos canarios.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por contarnos la leyenda, muy interesante. Tu bordado ha quedado precioso. Besitos

    ResponderEliminar
  4. Qué curiosa esta historia.
    No la conocía y hacía tiempo que me preguntaba como tú que relación había entre la Pascua y el conejito.
    Ahora ya lo sé y lo podré explicar cuando surja la ocasión
    Gracias!!

    Por cierto, monísimo tu huevo de Pascua y muy graciosos los conejitos y el patito.

    Besos desde Manresa

    ResponderEliminar
  5. Que entrada más graciosa, no conocia esa historia.
    Los conejos monisimos y ese patito genial.
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Gracias por compartir la historia, la desconocía... muy lindos tus trabajos como siempre.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. jajaja!! quien hemos tenido niños siempre recordaremos las alegrias que les daban esos huevos...!!
    me encantan tus muñecos, tanto el conejo como el patito, fenomenal, muy graciosos y buena idea!!
    felicidades!!
    besos

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu historia , no la conocía !!!!!!!y tienes toda la razón , a los míos les encantaban los kínder y también los he recogido de debajo del sofá ,jajajajaj
    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. No conocía la leyenda, cada año me propongo buscarla y mira por donde en bandeja...gracias
    lo del sofá es un cofre de sorpresa, deben ser puertas de acceso a mundos de juguetes perdidos...jajajaj. Besos

    ResponderEliminar
  10. Desconocía la historia, así que muchas gracias, ...una monada de conejitos y patito.
    Bss

    ResponderEliminar
  11. Qué post más entretenido, lo que me he reido, me ha gustado mucho la historia! Y los trabajos te quedaron de lujo, el huevo es una preciosidad, muy alegre, y la idea de presentar los dulces con los conejos y el patito es una cucada!
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  12. Qué cosas más simpáticas! Me han encantado! La historia, preciosa!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Pues a mi como a la mayoria nos has descubierto cual era la relación del conejito con los huevos, me ha encantada y sobre todo lo bien que la has ilustrado con esas bonitas labores que has hecho.
    El patito también te ha quedado ideal, además da igual la edad que tengan los niños, los huevos de chocolate se los siguen comiendo.
    Besos.
    Chary :)

    ResponderEliminar