lunes, 21 de abril de 2014

¡Dios mío, que penitencia!



Que estaba yo en mi casa pensando en hacer penitencia esta Semana Santa, ¡por aquello de guardar las tradiciones!, y me dije yo “pa mis adentros",  búscate la mantilla...


...y la peineta ...
 

¡uy, perdón...! peineta... que nos vamos a recorrer  los altares.

                                    
         
Empezamos con el viernes de Dolores… y si…, como ya hacia unas cuantas horas desde el desayuno tenia, así, como un dolorcillo en la barriga…como de vacio…hicimos nuestra primera parada con unos entrantes… ¡Mano de santo oye!

                                          


Seguimos con las tradiciones y caí en la cuenta de que no se podía comer carne peroooo… yo ya tenía hecho el pollo y no lo iba a tirar así que… ¡que Dios me perdone!, ya le rezare tres Padres nuestros pero el pollo… ¡va pa´dentro!

                         

 Siguiente parada y bajo palio, garbanzos con bacalao ¡me encantan!


 De postre, torrijas y buñuelos, por supuesto totalmente light.


En la siguiente estación de penitencia ya me decante por el pescado, así que, ya que estaba “pescado”, digo pues le echaremos unos cuantos langostinos que el muchacho se sienta como en su casa, unas pasas, cebollita y zanahoria y tras una hora aproximadamente teníamos una cazuela de Rape mozárabe de las que quita el sentio. La cogí en plan costalero y tras el pertinente toque de martillo me dije “al cielo con ella”.

 

 En los días soleados...


....se podían ver las vacas volar...


 Y en los días lluviosos lo que apetecía era el calor de hogar, pero de ese hogar que tiene buenas brasas…


 ...y ya que las brasas estaban ahí y el Señor provee, ¡demos gracias al Señor!, nos hacemos unas costillitas, con unas papas asadas y mojo colorao.


 Llegamos ya al lunes de Pascua en el que no puede faltar un conejo...


...y sus huevos.




Y metidos en zoología “una mona”. Bizcocho relleno de nata con adornos de fondant, ésta como las torrijas, light también ja, ja, ja…
   

Pues nada, hasta aquí mi penitencia de Semana Santa, ahora me voy a quitar el moño y la peineta que yo para mi, que la peluquera me la incrusto en el cerebro porque no se ha movido un milímetro, eso si, tengo un dolorcillo en la coronilla de las horquillas que el año que viene me parece que no piso yo las procesiones ja, ja, ja…
Besos.



















9 comentarios:

  1. Lo tuyo si que fue una penitencia muy dura de cumplir. Jzjajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Una entrada buenísima!!!!! en todos los sentidos :)))
    besos

    ResponderEliminar
  3. Genial Carmen, para el próximo año, tomó nota de tu penitencia.

    ResponderEliminar
  4. Genial Carmen, para el próximo año, tomó nota de tu penitencia.

    ResponderEliminar
  5. Qué entrada tan "penitente",
    pero quitate la peina chiquilla
    que se te va a quedar incrustada.
    Me encanta todo, yo es que no
    soy delicá.
    Besos guapa.
    Chary :)

    ResponderEliminar
  6. Esa es la penitencia que yo cumpliría muy bien, pero siempre estando muy, muy fuerte. A mi las penitencias como que no se me dan muy bien, pero esa...

    ResponderEliminar
  7. Además de abrirme el apetito me has hecho reir un montón, así que te voy a perdonar el poner esas fotos con el hambre y la penitencia de dieta que llevo encima.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Y mira por donde buceando por internet he llegado a esta entrada que me ha hecho reír como nunca, aunque estamos más cerca del verano que de Semana Santa, ahora mismo me apuntaba a esa penitencia, jaja, .....me quedo por aquí.
    Besos.

    ResponderEliminar