sábado, 5 de octubre de 2013

Tercera terapia… cuando el tonto coge la linde…



…la linde se acaba y el tonto sigue.
 

Y eso debe ser lo que me paso a mí. Comencé por unir tiras para transformarlas en un bolso para mi hija mayor y si me descuido monto una sucursal de Misako. 


Este es muy sencillo pero resultón.

  
Por dentro suelo ponerles un par de bolsillos y una tira con un mosquetón para colgar las llaves y no andar rebuscándolas, ¡Va de fabula!

  
Este otro es de mi pequeña, una presumida “de cuidao” y ahora súper grande que ya va “al insti” ja, ja, ja… Con los restos le hice un portamonedas donde guarda las vueltas del pan, que se cree ella que no me doy cuenta ja, ja, ja…


Y ya puestos uno para mi, total ya tenía la habitación donde coso hecha unos zorros que más daba unos cuantos trapos mas. Desde luego no es mi estilo pero he de reconocer que es muy cómodo de llevar cuando vas de “shopping” como se dice ahora, o lo que es lo mismo “a gastar” que es justo lo que diría mi marido.

Bueno pues en lo que a terapia  veraniegas se refiere creo que hasta aquí hemos llegado, el loquero ya se ha dado cuenta de que no tengo remedio y es que a mí me vuelven loca los trapos, los hilos, los botones, los bolillos...ja, ja,ja…¡que se le va hacer algún defecto tenia que tener una! ja, ja, ja...

Besos.

6 comentarios:

  1. ¡Están chulísimos los tres! un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues puedes intentarlo no seria mala idea,Bssss

    ResponderEliminar
  3. A mí me gusta "tu defecto" jajajja.
    Chulísimos los tres y como siempre, me ha encantado tu entrada.

    ResponderEliminar
  4. Lo de unir tiras y trozos tiene mucho peligro!!! Ya quisieran en Misako estos diseños!!!

    ResponderEliminar