miércoles, 31 de diciembre de 2014

…y seguimos con la Navidad



¡Hola chicas y chico!
Que, ¿ya tenéis preparado el atuendo para esta noche? ¿Aun no…?
Claro, si es que es una cosa que una ha de dejar para el último día. Comienzas las Navidades con una talla y el día de Nochevieja ya dudas entre cual y cual pedirte. Tú te pides la de siempre y la dependienta te mira de arriba abajo y menea la cabeza de izquierda a derecha…, no te dice lo que piensa… pero tú ya te has percatao de que ha meneado la cabeza. 


Tanto atracón, tanto dulce navideño y eso que todos los años son los mismos, aunque el color del envoltorio sea diferente y se llamen diferente Marquesita, Alfajor… saben todos igual son ¡lo mismo! , las almendras esas rellenas de oh!... almendra, que digo yo ¡Joe con el pastelero! Que imaginación tiene el tío, que será lo próximo, ¿un bocata de pan…? ¡Por Dios, Señores pasteleros! Llenadme la almendra de… yo que se… ¡sorpréndanme! Fresa, chocolate, no se…, hasta rellena de tornillos ser haría menos bola…


Yo para mi, que los hacen a mala leche, sino, fijaros en el Guirlache, si eso es un pedrolo que te lo metes en la boca y parece que se te van a quedar las mandíbulas pegadas de por vida y como tengas un puente ¡aaaaaah!
El Guirlache que por si no lo sabéis esta hecho de caramelo y ¡oh, sorpresa…! ¡Almendraaaaa…! Ja, ja, ja. Es un dulce peligroso, eso no te lo dejan entrar en las cárceles, imaginaros si le tira un preso a otro con un trozo, se lo carga sin dejar huella ni na de na…


¡En fin! que le vamos a hacer son fiestas de reuniones familiares, amigos, comer, reuniones familiares, amigos, ¡comer otra vez…! 
Los amigos nos bombardean con mensajitos de buenos deseos por WhatsApp, para que nos entretengamos.



Esta noche se presta más a la juega y el distorote así que, por si luego no puedo (lo mismo me pilláis comiendo Guirlache ja, ja, ja…) os deseo que tengáis una buena Nochevieja y que el próximo año este lleno de Felicidad y buenas labores para recrearnos la vista y poder dar rienda suelta a nuestra imaginación.
Besos